miércoles, 3 de diciembre de 2008

CRIATURA DEL SOL

¿En dónde estás?, espera un poco que ya casi no logro verte igual, no me sueltes las manos que presiento que si lo haces no podré sujetarlas de nuevo, un momento, ya no tengo tus manos con las mías, ya solo tengo mis manos una con la otra, y ¿donde quedaron las tuyas?, ¿donde quedaste tú?, creo que te he perdido, ojalá no para siempre, quiero volver a verte brillar.

¿Qué te sucede criatura del sol?, ¿qué pensamientos suicidas y poco cuerdos transitan por tu desubicada cabeza?, ¿por qué desde hace ya un par de semanas te veo andar por el filo de las pistas, y caminar sobre el mirador de miraflores?, ¿Qué buscas?, ¿a la muerte vestida de azul?, búscala en mi agenda telefónica, te puedo dar su número, yo una vez la busqué pero se volvió mi amiga así que no me llevó con ella a pasear, puedo pedirle que te haga una cita, aunque creo que aún no podrá atenderte, eso espero.

¡Oye!, como me gustaban tus manos, sobre todo tus muñecas, delgadas y perfectas, parecidas, muy parecidas a las mías, igualitas, ahora las cubres con pulseras o muñequeras, o con polos de mangas largas en pleno verano, que raro, sospecho que llevas ahí los estigmas de un dolor que aún no sana, ya no te veo de color, estás un poco gris, un poco fúnebre, últimamente no veo en ti el arco iris que se pintaba cuando sonreías y achicabas los ojos. Criatura de sol, he decidido no dejarte sola, ni un segundo, no quiero que mi amiga la muerte te vaya a ver antes de que las presente y sienta envidia de tu belleza, terminando por mirar inmóvil como acabas con la poca luz que te queda y no haga nada por detener el color rojo que se escabulle por tus manos y pinta el suelo.

Gotitas de agua salada caen y caen, una y otra vez, en tus manos que sujetan tus ojos, y las secas en tus rodillas que tocan el suelo frío, ¿no te duele estar en esa posición tan seguido?, día y noche caen, y me llega no poder estar siempre ahí para que las seques en mi ropa, o evitar que broten siquiera, me llega estar siempre ocupada y no poder verte, hace mucho ya que no te hablo de lo maravillosa que es la vida cuando la pintas de color púrpura, y amarillo, y anaranjado, y verde y azul, ya no te explico por qué me gustaba pintar todo con el color que desprendían las alas de las mariposas, ya no te dejo verme pintar mis uñas, es más, ya ni crecen, sabes que, te prometo que apenas acabe de escribir esto para ti iremos juntas por un té de burbujas, obviamente será de plátano, sino, no hay forma.

Criatura del sol, ya no sales de día, te cuento que tu creador está asomándose cada vez más a saludarme, y me pregunta por ti, y yo no sé que decirle, no sé en donde estás, te me has perdido, quiero encontrarte pero olvidé en donde buscarte, podría traerle todas las fotos en donde estás tú, ahora solo puedo verte ahí, así que mi respuesta más rápida es que te perdí de vista con el pasar de los años, y casi escapando de puntitas su frase más célebre me atrapa: “hummm, lástima, ustedes son dos gotas guindas de la misma botella de vino”.

Pequeña, quiero recuperar tu esencia que no me deja estar completa, quiero volver a reírme contigo, me gustaba tanto tu risa que aprendí a reírme igual, ahora ya no la recuerdo.


Recuerdo que mis ojos brillaban porque reflejaban los tuyos, que a todos les gustaba mi olor, nadie supo nunca que era porque dormíamos en la misma cama, en la misma almohada, y usábamos la misma ropa, la misma toalla después de la ducha, menstruábamos el mismo día, cantábamos la misma canción cuando pequeñas salíamos por ahí a sonsear: “hoy es un día de aquellos, que miro hacia el cielo, cada nube descifra el que esté, de vez en cuando lejos, de vez en cuando cerca, unas veces subir y otras caer yo…”

Criatura, dulce y extraña criatura del sol, esencia del alma mía, extrovertida y controvertida criatura, mi otro yo, espejo de mi vida, pedacito de hierba santa que me transporta lejos, muy lejos de aquí, regresa ¿ya?, regresa porque a veces, de verdad, no me siento yo misma, regresa, porque pucha, en serio extraño tu color, ven pues, ven cuando te llame, ven cuando camine, ven cuando esté con gente, o sola, osea, ven cuando te de la gana pero ven, que somos dos gotas guindas de la misma botella de vino.

->A la parte de cada uno que se deja atrás con los años, al otro yo que se reprime y se pierde en el tiempo, a la mitad que volverá cuando queramos que vuelva, la esencia de cada ser humano nunca se pierde, no por completo, solo se duerme, ¡Despierten!.


pdta: perdón por la ausencia de la semana que pasó.

2 comentarios:

LOLA dijo...

que lindooo! eres tu la criatura del sol, verdad?

Un besito aarushi :)
Lola P.

Aarushi dijo...

loliiiitaaaa =)
siii...yo soy.

ya volvi de mi travesia
por los examenes finales.

gracias por seguirme
fan number one!
jaja

muack n_n.